Expresar al diseñador lo que se desea

La comunicación entre cliente y diseñador es esencial en cualquier proyecto de diseño personalizado. Cuando diseñamos por encargo, los diseñadores nos ceñimos a un pliego de condiciones, un listado de requisitos o características que debe cumplir el objeto diseñado. Esto es lo que separa un logotipo diseñado de forma personalizada a un logotipo prediseñado, mediante plantillas. En este listado de condiciones se incluyen factores como estilo, tipografía, colores, composición, perfil de empresa, etc…

El pliego de condiciones o briefing

Es una labor del cliente especificar cada uno de esos requerimientos, para que el diseñador pueda desarrollar las propuestas en base a esas características, de ahí el valor de la comunicación. Saber expresar aquellos puntos que el objeto diseñado debe tener es fundamental. Esta comunicación se puede desarrollar de varias formas, pero si es por escrito adquiere el carácter de requerimientos formales, siendo el documento entregado esencial para cualquier principio de diseño.

¿Por qué es importante el documento? Veremos que favorece a ambas partes:

Para el cliente: Con un documento, bien sea en word, o simplemente el texto en el cuerpo de un email, el diseñador debe ajustarse a esa normalización, y por tanto, las posibilidades de que los objetos diseñados estén al gusto del cliente se incrementarán. Así mismo, si el diseñador no sigue las condiciones, puede recriminar al diseñador, haciéndole ver que el objeto diseñado no se acerca a lo que buscaba. Por otro lado, un documento escrito permite al cliente pensar muy bien sobre el logo o diseño que necesita, documentándose y enumerando las características que desea.

Para el diseñador: Es un auténtico aval, una base para empezar a trabajar en propuestas lógicas y atractivas de cara al cliente, descartando aquellos diseños que no aportan nada y que solo serían de relleno. Además, si el/los diseños presentados se ajustan objetivamente a esas normas, el cliente no puede recriminar al diseñador su falta de profesionalidad ni exigir más propuestas de las contratadas. Ver mi artículo Gustos personales vs. Idoneidad

Diseñar es un trabajo complejo, muy creativo y reconfortante, si, pero complejo. Sobre todo porque no siempre se diseña al gusto de todos, y los diseñadores tratamos de equilibrar la balanza entre lo comercial y los gustos personales del cliente.

En Logocrea tenemos un formulario que enviamos una vez formalizado el proyecto, así el cliente podrá responder a cada una de las preguntas y nos acercará al tipo de diseño óptimo.

Deje en nuestras manos el diseño gráfico de su empresa y comprobará, como desde el momento de la contratación, el proceso de diseño sigue unas pautas claras y estudiadas, porque la única finalidad es la elaboración de diseño comercial.