Un poco de historia…

A principios del Siglo XX el movimiento del racionalismo mandaba en la arquitectura y diseño de producto. Grandes arquitectos como Lecorbusier proponían su concepto de casa como la «fábrica de vivir», llevando el racionalismo como herramienta para la construcción, algo completamente vigente y valorado en la actualidad. La búsqueda de lo ortogonal nunca ha cesado desde entonces, y este concepto ha llegado también al diseño gráfico.

Diseño gráfico arquitectónico

Como diseñador de Logocrea, me encanta aplicar conceptos que tienen que ver con la historia del diseño, pues detrás de un diseño, puede estar la idoneidad de la sección áurea, así como el constructivismo del paralelismo y perpendicularidad. Es cierto que no son elementos arquitectónicos, ni siquiera tienen 3 dimensiones, pero su orden apaciguan la mente que los ve. Pues se rompe la tensión visual de aquellos elementos desordenados. Cuando una composición se equilibra en el espacio del papel, la mente encuentra ese encaje y es incapaz de dejar de mirar la obra, encontrando uno tras otro, la relación que los elementos forman con el todo.

El ejemplo racionalista

Un ejemplo extraordinario de este concepto es el logo creado para LFR, empresa de construcciones y reformas. Un logo basado en iniciales, de corte clásico, pero esconde conceptos mucho más complejos que lo que una primera visualización puede indicar:

LRF300

  • No hay nada figurativo: los «ladrillos» no son más que bloques rojos, que simplemente llamaremos «ladrillos» por su comprensión
  • La distancia entre los «ladrillos» es equidistante, dejando un estrecho margen que cierra la composición
  • La L blanca se integra perfectamente, y de forma simétrica, desde un punto de vista vertical, al «muro de ladrillos»
  • Los ladrillos se van oscureciendo a medida que bajan, creando el concepto de peso
  • El grosor de las letras es el mismo que el de los ladrillos
  • El pie de logo está de forma inversa, teniendo en cuenta los colores, que el resto del logo
  • La pastilla negra del logo es la suma del cuadrado (bloque de ladrillos) y una sección áurea

En definitiva, tenemos delante un logo racional y constructivo, concepto que no puede ir mejor para una empresa de construcción, sin recurrir a los dibujos de grúas, de obreros poniendo ladrillos o grandes hormigoneras. No, es posible crear de forma abstracta y llegar a una imagen corporativa potente y contundente.

 

 

Andy Lucas tiene una dilatada trayectoria como diseñador gráfico desde 2003, en una clara apuesta por acercar el diseño profesional a tod@s.

Blog divulgativo con noticias técnicas sobre diseño gráfico y presentación de trabajos realizados a clientes.

Manifiesto con 7 puntos del compromiso que adquirimos contigo cuando contratas alguno de nuestros servicios.

Web dedicada al diseño de mobiliario, en otra de las actividades de Andy Lucas.