Muchas veces, haciendo uso del desconocimiento técnico de muchos clientes, algunos impresores se aprovechan de la situación, para así hacer menos trabajo para el que fueron contratados. Este post no trata de ser generalista, pues, como no puede ser de otra forma, hay una mayoría de imprentas profesionales que trabajan bien, con sus técnicos en Artes finales. A ellos, no va dirigido este artículo.

1. Pedirte los pantone en una impresión digital

Ya es todo un clásico. Vas a imprimir un cartel en una imprenta y te piden los colores pantone. ¿para qué? ¿es una imprenta off-set? ¿vais a imprimir 1000 carteles? Si la respuesta es no, es absolutamente innecesario, la impresión se realiza en 4 tintas, que son los colores básicos (Cián, Magenta, amarillo-Yellow-negro-blacK, léase CMYK).

2. Pedirte los pantone en una impresión off-set

Bien, aquí si, aquí tiene sentido. Pero… con un matiz: el diseñador no puede tener en cuenta el tipo de impresión que se va a hacer, es decir, puede hacer un diseño preparado para imprimir en digital y que luego éste, se vaya a imprimir en off-set. Antes debemos entender qué es la impresión en off-set. Aquí se imprime por planchas y a cada una de ellas se puede asignar un color o tinta especial. Por tanto, corresponde al impresor el determinar el color pantone, comparando y haciendo pruebas de color respecto al trabajo que le ha dado el diseñador.

¿Qué corresponde al diseñador? Hacer un diseño en alta resolución, almenos a 300ppi y entregar el archivo en el formato acordado (JPG, PDF, ai, etc). A partir de ahí, el trabajo pasa directamente al impresor, sólo él conoce su máquina de imprimir, y sólo él tiene el botón de imprimir, pudiendo ajustar brillos, colores, etc. Desconfía de un impresor que te pide los pantone porque está dejando de dar un servicio para el que fue contratado

3. Pedirte «las fuentes»

Las fuentes o la tipografía es un elemento fundamental en el diseño gráfico. El diseñador no tiene por qué ceder o revelar las fuentes. Es una herramienta de su trabajo, propongo una sencilla comparación: imagina que contratas a mecánico y, 2 meses después de darte el servicio,  le llamaras para que tuviera que darte la llave inglesa. Puede resultar cómico, pero es lo que pasa cuando a los diseñadores nos piden las fuentes las imprentas. Por otro lado, para qué las quieren? Tienen su archivo PDF, JPG con 300ppi, listo para imprimir, con marcas de corte… Te diré para qué las necesitan: para cambiar los diseños a su antojo y realizar nuevos trabajos usando la fuente que un diseñador ha estado investigando durante horas.

4. Pedirte el «Illustrator» en un diseño cerrado

Esta es una de las más comunes. ¿Para qué sirve un archivo Illustrator? para editarlo, cambiar elementos, a parte de para imprimirlo en grandes formatos. Esto es lógico en cartelería, para rotular coches, para logotipos, en definitiva, todo aquello que se vaya a imprimir muy grande. Pero, ¿qué pasa cuando te lo piden, por ejemplo, para imprimir un flyer? que es absolutamente innecesario, ya que el JPG y PDF que el diseñador te entrega está a 300ppi, con marcas de corte, listo para imprimir. Cuando una imprenta te pide un archivo Illustrator para imprimir algo pequeño es porque quiere adquirir GRATIS el diseño del diseñador y tenerlo como plantilla para nuevos clientes

Conclusión, de la misma forma que antes de contratar diseño comparas entre diseñadores, portafolios, etc… hazlo también antes de contratar un impresor. Las imprentas online están ganando la partida a las de barrio, precisamente por la facilidad a la hora de imprimir: les das un JPG y te imprimen carteles, flyers, tarjetas, lo que sea, sin pedirte ni pantones, ni fuentes ni illustrators.